Década del ´80

En la década del 80, en consorcio con Industrias Metalúrgicas Pescarmona S.A. y teniendo como comitente a la Secretaría de Transporte y Obras Públicas, riva sa realiza la construcción de la Terminal de Ómnibus de la Ciudad de Buenos Aires, obra de gran magnitud que proporcionó una terminal única para el transporte urbano y extraurbano, concentrando así a la empresas transportistas con servicios hacia los distintos puntos del país.

Dentro de este marco y entre los años 1980 y 1990, riva sa realizó más de 8.870 viviendas de interés social, equivalentes a 542.000 m2 de construcción, además de 186.700 m2 de calles con la correspondiente infraestructura de servicios.

No sólo el Estado y el Banco Hipotecario Nacional intervinieron como comitentes, sino que la modalidad de contratación y ejecución giró hacia la construcción en conjunto con asociaciones profesionales, cooperativas y mutuales. Desde ámbitos oficiales se generaron este tipo de inversiones (FONAVI) para consolidar la política social determinante en la década que aseguraba una vivienda digna al destinatario de la misma.

Con un entorno de disminución de la incertidumbre del precio final de la vivienda, con el mejoramiento de la capacidad de crédito de los adquirentes por una determinante política socioeconómica, la empresa consolidó su liderazgo en el mercado de la construcción de viviendas en Capital Federal, la provincia de Buenos Aires y las provincias Patagónicas.

Su inicial crecimiento quedó demostrado partiendo desde la construcción de estructuras y obras simples de propiedad horizontal, hasta finales de la década del ´80, con obras de gran importancia como obras para Agua y Energía (1976), los edificios comunitarios en Yaciretá, Corrientes (1978), la Terminal de ómnibus en Buenos Aires (1980), los simuladores de vuelo para Aerolíneas Argentinas (1981), los hoteles Apartur (Bariloche y Co. Catedral) (1980) ,los supermercados  Carrefour Av. La Plata (1986), en consorcio con la firma francesa Fougerolle S.A. la Plaza Subterránea Plaza Lavalle (1982), en consorcio con Parenti Mai y F. Natino el Balneario Benito Carrasco (1988), construyendo también hospitales, hoteles, bancos, embajadas, edificios comerciales, salas de cine, torres de categoría, complejos polideportivos, grandes emprendimientos que riva sa ha llevado adelante tanto en la ciudad capital como en el interior del país.